Santiago Ruiz, conocido como el «Padre del Albariño», fue un pionero en la industria del vino en Rías Baixas, destacándose por ser el primero en introducir depósitos de acero inoxidable en la región.

Su legado perdura en su bodega boutique, ubicada en una edificación del siglo XVII en O Rosal, donde se cultiva en un entorno privilegiado de 38 hectáreas de viñedo propio.

La selección manual de uvas y la elaboración cuidadosa en microdepósitos reflejan su compromiso con la calidad. Además, la bodega se distingue por su enfoque en prácticas sostenibles y proyectos innovadores.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?